El Sol y la psoriasis.

La psoriasis es una enfermedad crónica cuyas lesiones suelen estar presentes durante todo el año, pero el verano es un período especial. Para muchos es tiempo de vacaciones y de relax, pero para las personas con psoriasis puede no ser así, ya que es el momento en que se lleva menos ropa y quedan al descubierto áreas de piel que en invierno se encontraban cubiertas y perfectamente disimuladas. En verano, las personas afectadas de psoriasis se enfrentan al dilema de mostrar su enfermedad. A pesar de esto, existe una esperanza: el sol puede beneficiarles.

La radiación UV emitida por el sol se divide en tres rangos de longitud de onda: UVA, UVB y UVC. La UVA penetra en nuestra piel de manera más profunda que la UVB. La UVC no alcanza allegar a la superficie terrestre porque es absorbida por la capa de ozono en la atmósfera.

Se sabe desde hace mucho tiempo que la luz ultravioleta es beneficiosa para las lesiones psoriásicas de la piel; es por eso que los pacientes notan una mejoría en los meses de verano. La radiación UV actúa sobre las células de la epidermis (queratinocitos, linfocitos y células de Langerhans) produciendo un efecto inmunomodulador que se traduce en una disminución de la inflamación (rojez) y en una disminución de la proliferación de los queratinocitos (grosor y descamación) de las placas de psoriasis. El tratamiento con radiación UV natural se llama helioterapia y cuando usamos radiación UV artificial bajo control médico se llama fototerapia. La fototerapia se puede realizar con luz UVB de banda ancha y luz UVB de banda estrecha.

La dosis diaria se calcula en función del fototipo de piel de cada persona, que es una escala que permite clasificar a las personas según la sensibilidad y resistencia que tiene su piel a la exposición solar. 

Es por tanto que las cabinas de rayos son la mejor solución para aquellos pacientes que se enfrentan al dilema de mostrar su enfermedad dada la privacidad, incluso pudiendo tratar zonas íntimas dada la exposición integral. Hemos de tener en cuenta que con la fototerapia se puede controlar en mayor medida los tiempos de exposición y la intensidad de la radiación UV.

Así que no dudes y anímate a incluir las cabinas de bronceado en tu tratamiento, nosotros te podemos ayudar.  😉 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *